Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2010

Los hermanos siameses, de Tristan Bernard

Todos sabéis de memoria aquella fábula de La Fontaine en la que un viejo, en su lecho de muerte, aconseja a sus hijos permanecer unidos si quieren prosperar en la vida.
¿A quién mejor dirigida esta recomendación que a dos hermanos siameses que en tanto que permanecen unidos pueden ganar hasta ciento cincuenta francos diarios en un circo, mientras que si trataran de separarse ganarían penosamente cualquier cosa a cambio de escribir direcciones de prospectos?
Yo he conocido en Londres a dos hermanos siameses. Edward-Edmund tenían una fortuna bastante considerable, que les dispensaba de exhibirse como fenómenos. Edward había nacido en Manchester hacía veinticinco años. Edmund había nacido igualmente en Manchester hacia la misma época.
En su adolescencia se parecían de un modo extraordinario, a tal punto que las personas que no sabían distinguir la dercha de la izquierda no llegaban a diferenciarlos.
Sin embargo, con los años se evidenciaron entre ellos diferencias morales muy acusadas. Edward…

El cuerpo infeliz, de Lord Dunsany

- ¿Por qué no bailas y te solazas como nosotros? -le decían a cierto cuerpo. Y el cuerpo confesó su tribulación. Dijo:
- Estoy unido a un alma feroz y violenta que es sobremanera tiránica y no me deja reposo, y me arrastra fuera de las danzas de los míos para hacerme trabajar en su detestable obra, y no me deja hacer las cosas menudas que complacerían a la gente que amo, sino que sólo cuida de agradar a la posteridad cuando haya concluido conmigo entregándome a los gusanos; y entre tanto, hace absurdas demandas de afecto a los que están cerca de mí, y es demasiado orgullosa para apreciarlo cuando se le da menos de lo que pide, así que aquellos que serían bondadosos para mí me odian.
Y el cuerpo infeliz rompió a llorar.
Y le dijeron:
- Ningún cuerpo sensible se cuida de su alma. Un alma es poca cosa y no ha de gobernar a un cuerpo. Tú debes beber y fumar hasta que dejes de afligirte.
Pero el cuerpo no hacía más que llorar y decir:
- La mía es un alma espantosa. La he arrojado fuera de mí un …

La vida psíquica de las mascotas, reseña del libro "Cuando el perro enferma", de Peter Teichmann, por Wislawa Szymborska

En este libro de enfermedades caninas encontramos artículos sobre casi todas las afecciones humanas, desde la anemia hasta la ictericia. Los perros sufren y mueren de lo mismo que las personas. Incluso en esto se esfuerzan por acompañarnos. Naturalmente, sufren de un modo mucho más discreto: no nos hablan de su malestar, no mueren como consecuencia de una hipocondría insoportable, ni tampoco acortan sus vidas fumando cigarrillos o bebiendo vodka. Esto no significa que su salud sea estadísticamente mejor que la humana, ya que, además de las enfermedades que comparten con nosotros, hay otras que las sufren únicamente ellos. El libro, no sin motivo, tiene mas de cuatrocientas paginas y da la impresión de tratarse de una obra exhaustiva. Sin embargo, no lo es. El autor pasa por alto las enfermedades mas comunes entre los perros, es decir, todos los tipos de neurosis y psicosis. La medicina veterinaria antigua ni se molestaba en estudiarlas, pero, hoy en día, la vida psíquica d…