Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2012

La organización del crimen, de Mary Mcintosh

1. Introducción
El ladrón es un comerciante que, por razones económicas u otras, opta por un comercio más lucrativo y arriesgado que el trabajo a jornal. Todas las personas que ejercen trabajos peligrosos... comprenderán rápidamente al ladrón presidiario... Y, sin embargo, nadie habla de pilotos de prueba hereditarios. Ningún semineurótico hace correr tinta sobre la nariz o la mandíbula características del tramoyista de cine. Cualquier pseudocientífico charlatán que se dedicara a engendrar sesudos volúmenes sobre la herencia nerviosa de los transportadores de dinamita encontraría carcajadas en su camino al manicomio. Estas cosas se pueden hacer con los convictos con facilidad, impunidad y provecho, por tres razones. En primer lugar, el presidiario es incapaz de expresarse, y además no le importa: se puede escribir sobre él lo que se quiera. En segundo término, su actividad es contraria a los intereses de quienes poseen mucho, por lo cual es posible calumniarlo y tergiversarlo virtuosa…

La obscenidad y la ley del reflejo, de Henry Miller

Examinar la naturaleza y el significado de la obscenidad es casi tan difícil como hablar de Dios. Hasta que no comencé a introducirme en la literatura surgida alrededor del tema, nunca me di cuenta del pantano que trataba de cruzar. Si comenzamos por la etimología, de inmediato comprendemos que los lexicógrafos son en todo tan embaucadores como los juristas, los moralistas y los políticos. Para comenzar, quienes intentaron seriamente encontrar el significado del término, se vieron obligados a confesar que a ningún sitio llegaban.  En su libro, A lo puro, Ernst y Seagle afirman que "no hay dos personas que concuerden en las definiciones de los seis adjetivos capitales: obsceno, libidinoso, lascivo, sucio, indecente, repelente". La Liga de las Naciones quedó también patidifusa cuando intentó definir qué constituye lo obsceno. D. H. Lawrence estaba probablemente en lo cierto cuando dijo  que "nadie sabe lo que significa la palabra obsceno". En cuanto a Theodor Schroe…

Primer episodio de 'Flywheel, Shyster & Flywheel', programa radiofónico de los Hermanos Marx

A manera de introducción:


UNA CONVERSACIÓN CON NAT PERRIN

En el mes de marzo de 1988 visité a Nat Perrin en su casa de Los Angeles y hablé con él de la experiencia que supuso haber contribuido a escribir el programa de Flywheel. Lo siguiente está tomado de nuestra conversación. Michael Barson
No estoy seguro de si fue Groucho o Arthur Sheekman, el otro guionista, quien me invitó a colaborar en Flywheel. Pero recuerdo haber escrito el primer episodio con Arthur, Groucho y Chico en el tren que nos llevaba al Este. Posteriormente el programa se hizo en la Costa Oeste, así que aquel fue sólo el primero de muchos viajes en tren, de ida y vuelta, de Hollywood a Nueva York. Tengo que decir algo sobre aquellos viajes: me hicieron valorar más California. No recuerdo nada tan maravilloso como bajar de aquel tren a las cinco de la tarde, después de tres o cuatro días polvorientos, en el andén al aire libre de la estación de Pasadena. Olía a naranjos en flor. Después de Nueva York, era como pisar e…