Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2013

Historia desaforada, de Adolfo Bioy Casares

Mientras me preparan el té (ojalá que venga bien caliente) voy a  probar este grabador, sería lamentable que por negligencia mía o por inconveniente mecánico se perdieran las declaraciones del profesor Haeckel. Como el tecito e hace esperar, diré unas palabras que a lo mejor sirven de introducción.  Haeckel es un personaje raro, que el público ignora y que unos pocos biólogos, los más famosos, respetan. Puedo asegurar que rehúye a los periodistas. Cuando el secretario de redacción me ordenó, desde Buenos Aires, que lo entrevistara, empecé una persecución por toda Europa, que duró un año. Hoy a la tarde salí de Ginebra, seguro de que allá no estaba el profesor, pero no de seguir una buena pista. Pasé por Brigue, subí un camino de montaña y, al caer la noche, me encontré casi perdido en una tormenta de nieve. A mi izquierda aparecieron, súbitamente, unas luces. Cuando leí Se venden cadenas detuve el automóvil. Me las vendió un individuo que estaba en la puerta de un bar. Le dije que la…