Ir al contenido principal

Cerrando la brecha, de Slavoj Zizek

Slavoj Zizek
En el thriller futurista de Andrew Nicol titulado Gattaca, Ethan Hawke y Uma Thurman dan prueba de su amor haciéndose de sendos mechones de pelo que se habían entregado uno a otro. En esa sociedad futura, las parejas intercambian muestras de cabello, de forma que pueden establecerse, mediante análisis científico, las cualidades genéticas de un potencial compañero. El acceso a una sociedad privilegiada o élite se determina "objetivamente", por medio del análisis genético del recién nacido. 
A mi juicio, Gattaca se limita a extrapolar las expectativas, ya vislumbrables en la actualidad, de legitimar la autoridad y el poder social es en función del código genético. Al eliminar las formas artificiales de desigualdad, fundadas en la tradición y en la cultura, parecemos dispuestos a dar paso a un nuevo orden jerárquico basado en el diseño genético de los individuos. 
¿Pero puede existir algún modo de escapar a este destino? ¿Podemos tomar medidas para que en el futuro la gente sea como desea y no conforme al dictado de sus genes? ¿Qué ocurriría si adoptáramos  una estrategia consistente en la resistencia deliberada a conocer demasiado acerca de nuestra biología?
Vivimos actualmente en un periodo de tensión. Por un lado, están aquellos que explican al origen de la humanidad en términos estrictamente científicos: nuestra evolución es el resultado de la selección natural, nuestros cerebros son la suma de mecanismos cognoscitivos, etcétera. Por otro lado, una infinidad de espiritualismos (desde la religión tradicional hasta la cosmología New Age) se niega a aceptar que el ser humano pueda reducirse a naturaleza "mecánica". 
Semejante temor espiritual de reducir a las personas a explicaciones científicas (que resulta evidente en la resistencia a la clonación humana, ampliamente extendida entre la opinión pública) se basa en la sospecha de que una explicación completa del hombre, en clave biológica, privaría a los seres humanos de su dignidad y libertad fundamentales. 
Así pues, el avance del que más me gustaría ser testigo en este siglo sería la unificación de las ciencias naturales con el concepto de libertad humana. Tal vez llegará a ser posible explicarse la vinculación entre la radical contingencia discernible en la naturaleza prehumana (en física cuántica, por ejemplo, resulta evidente que existen aspectos de la naturaleza física del mundo que sencillamente no alcanzamos a comprender) y esa brecha  o vacío en la naturaleza humana que posibilita la humana libertad. 
Esta brecha se explica por medio del psicoanálisis lacaniano. Según Jacques Lacan, nuestros deseos subconscientes eluden nuestra comprensión y, en su lugar, ponemos fantasías autorizadas que, pese a su apariencia salvaje, se hallan en realidad reguladas, y son reguladoras y reconfortantes, pues resulta más sencillo enfrentarse a ellas que a las cosas reales. La brecha separa, por tanto, aquello sobre lo que creemos fantasear y aquello sobre lo que creemos fantasear y aquello que constituye el auténtico objeto de nuestras fantasías. 
Sostengo que, lejos de estar obsoleta, la teoría psicoanalítica de la subjetividad humana desempeñará en el siglo XXI un papel crucial en la unificación de las ciencias naturales y el concepto de  libertad humana. La utilidad del psicoanálisis estribará en su introducción de una radical incognoscibilidad en el seno de un mundo que se antoja predecible en exceso, pues tiende a justificarse cada vez más en términos biológicos. Todo el psicoanálisis gira en torno a la incapacidad de comprender lo inconsciente. dicha incognoscibilidad significa libertad. 

[Tomado de 31 grandes figuras pronostican el futuro, España, Taurus, 2000]

Comentarios

Entradas populares de este blog

La puta de Mensa, de Woody Allen

Cuando se es investigador privado, uno ha de aprender a confiar en sus corazonadas. Por eso en el momento en que un tipo tembloroso como un flan llamado Word Babcock entró en mi oficina y puso las cartas sobre la mesa, debí haber hecho caso del escalofrío glacial que sacudió mi espinazo. —¿Kaiser? —preguntó—. ¿Kaiser Lupowitz? —Eso es lo que pone en mi licencia —admití. —Tiene que ayudarme. Me están haciendo un chantaje. ¡Por favor! Se agitaba como el animador de una orquesta de rumba. Le empujé un vaso por encima de la mesa y la botella de whisky que guardo a mano con propósitos no medicinales. —¿Qué le parece si se tranquiliza y me lo cuenta todo? —¿No... no se lo dirá luego a mi mujer? —-Hablemos claro, Word. No puedo hacerle promesas. Intentó servirse un trago, pero el tintineo podía oírse al otro lado de la calle, y la mayor parte del licor fue a parar a sus zapatos. —Soy un honrado trabajador —explicó—. Mantenimiento de máquinas. Construyo y reparo vibradores. Ya sabe... esos aparatitos …

Los que se van de Omelas, de Ursula K. Le Guin

Con un estruendo de campanas que hizo alzar el vuelo a las golondrinas, la Fiesta del Verano penetró en la deslumbrante ciudad de Omelas, cuyas torres dominan el mar. En el puerto, los gallardetes ponían notas multicolores en los aparejos de los buques. En las calles, entre las casas de tejados rojos y paredes encaladas, entre los tupidos jardines y en las avenidas flanqueadas de árboles, ante los enormes parques y los edificios públicos, avanzaban las procesiones. Algunas eran solemnes: ancianos vestidos con ropas grises y malvas, maestros artesanos de rostros graves, mujeres sonrientes pero dignas, llevando en brazos a sus chiquillos y charlando mientras avanzaban. En otras calles, el ritmo de la música era más rápido,  un estruendo de tambores y de platillos; y la gente bailaba, toda la procesión no era más que un enorme baile. Los chiquillos saltaban por todos lados, y sus agudos gritos se elevaban como el vuelo de las golondrinas por encima de la música y de los cantos. Todas la…

Donde su fuego nunca se apaga, de May Sinclair

Me piden el cuento más memorable de cuantos he leído. Pienso en "El escarabajo de oro" de Poe, en "Los expulsados de Poker-Flat" de Bret Harte, en "Corazón de la tiniebla" de Conrad; en "El jardinero" de Kipling o en "La mejor historia del mundo", en "Bola de sebo" de Maupassant, en "La para de mono" de Jacobs, en "El dios de los gongs" de Chesterton. Pienso en el relato del ciego Abdula en "Las mil y una noches", en O. Henry y en el infante don Juan Manuel, en otros nombres evidentes e ilustres. Elijo, sin embargo en gracia de su poca notoriedad y de su valor indudable el relato alucinatorio "Donde su fuego nunca se apaga", de May Sincalir. 
Recuérdese la pobreza de los Infiernos que han elaborado los teólogos y que los poetas han repetido; léase después este cuento. 

Jorge Luis Borges "Por qué eligió este cuento Jorge Luis Borges", El hogar, 26 de julio de 1935.

* * * * *